Estás en: Home » Consejos » Lactancia » Preparacion-y-cuidado-mamas-y-pezones

Preparación y cuidado de mamas y pezones

Mamá, durante el embarazo tus pezones necesitan ALAS. ALAS es una sigla que significa que tus pezones requieren Aire, Lubricación, Agua y Sol. En el embarazo te sugerimos que mantengas tus pezones aireados mediante los casquillos, que además evitan que se manche la ropa recolectando la preciosa leche materna. Los casquillos también sirven en caso de tener pezones agrietados o dolorosos para evitar el contacto y el roce con la ropa.

Al momento de elegir los casquillos fijate que sean casquillos anatómicos con una cubierta interna suave para darte un mayor confort. Como último dato elegí aquellos que sean esterilizables para un óptimo uso.

Él nos orientará además en la alimentación del recién nacido, sabiendo que en general es la lactancia materna exclusiva la mejor manera de alimentarlo hasta cerca de los seis meses de edad. En los casos en que el amamantamiento se dificulte, el profesional definirá el régimen de alimentación supletoria que podrá ser suministrado con gotero o relactador, nunca biberón.

Para mantener lubricados tus pezones podés extraerte unas gotas de tu propio calostro o leche y esparcirlas con un dedo alrededor del pezón. Igualmente se puede utilizar la crema de caléndula que te ayudará a mantener tus pezones lubricados y sanos.

Es fundamental que laves tus pezones sólo con agua tibia y que evites el uso de productos químicos sobre la piel del pezón.

Si es posible también te aconsejamos exponer un ratito los pezones al sol (10 a 15 min.) en las horas de menor radiación solar.

¿Cómo elegir el corpiño para amamantar?

Durante el embarazo es muy importante la elección del corpiño ya que debe ser confortable y adaptarse a la transformación constante de tus mamas. A veces a partir del 4º mes, los pechos pueden duplicar su tamaño. Se distienden y se vuelven más sensibles y frágiles. Entonces, debes tener en cuenta que los corpiños clásicos, aunque sean de un mayor tamaño no están adaptados a la nueva morfología de tus pechos.

Te aconsejamos elegir un buen corpiño preferentemente de algodón, que ofrezca una óptima repartición del peso y un buen sostén para tus mamas. Idealmente el corpiño que elijas debe poseer pocas costuras para disminuir el riesgo de irritación por fricción.

Los pechos deben estar bien sostenidos sin estar comprimidos. Los breteles largos te asegurarán un buen confort. Los armazones o aros los debes evitar ya que pueden dañar los pechos, provocar la aparición de estrías y generar congestión mamaria.

Para dar de mamar puedes optar por un sistema de apertura con una sola mano que es más práctico y seguro. De esta forma siempre te quedará una mano libre para ocuparte de tu bebé!

FUENTE: NUK

Venta Telefónica: 0800 777 0170
Whatsapp: 011-6000-8866