>>>>> VENTA TELEFÓNICA: 0800-777-0170 <<<<<
Sarampión
Bueno esta vez voy a hablar de sarampión debido a los casos que ha habido reportados en estos últimos meses en la ciudad de buenos aires y en zona norte.

El sarampión es producido por un virus. Los más afectados son los niños, especialmente los menores de 5 años de edad. En una época fue muy frecuente pero gracias a la vacuna fue disminuyendo la incidencia, hasta que en estos últimos años, en la zona de Europa y Estados Unidos, ha descendido la vacunación por lo que aumento la incidencia y la presentación de la enfermedad.

Aumentó en este último tiempo con 18 casos en Buenos Aires y el conurbano, todos de origen importado y en personas no vacunadas que han traído el virus de un viaje al exterior.
Los síntomas aparecen a partir del día 10 o 14 a partir de la exposición al virus, desde la
exposición a alguien que tuvo el virus. Los síntomas van a incluir la fiebre, tos seca, un cuadro de resfrió, dolor de garganta, ojos inflamados o conjuntivitis, unas manchas blancas muy pequeñas con un centro blanco azulado y un fondo rojo dentro de la boca que está revistiendo la cara interna de las mejillas y un sarpullido constituido por manchas grandes y planas que se funden entre si distribuidas en el cuerpo desde la cabeza hasta los pies, comenzando en ese orden.

El virus contagia y se puede propagar el virus a otros durante aproximadamente 8 días, desde que comienzan los síntomas, 4 días antes del comienzo del síntoma y hasta que finaliza la erupción. El factor de riesgo principal a contraer la enfermedad es no estar vacunado, viajar a países que haya incidencia de la enfermedad y tener déficit de vitamina A.
La enfermedad puede generar complicaciones a infecciones de oídos, a infecciones respiratorias, a neumonías, en este caso la complicación más frecuente y la causa mortal de la enfermedad. Puede complicarse a encefalitis que también puede manifestarse un poco después o varios meses después del inicio de la enfermedad. Y en el embarazo puede provocar un parto prematuro, una mortalidad materna, o bajo peso del bebe al nacer.

La prevención es básicamente con la vacunación, teniendo una dosis al año de vida y otra a los 6 años de edad según el calendario oficial. Con el aumento de la incidencia, en nuestra área se recomienda, una dosis cero o extra entre los 6 meses y los 11 meses de edad y una segunda dosis de refuerzo entre los 13 meses y los 4 años y 11 meses. De manera que todos los niños del área de Capital Federal, Gran Buenos Aires y Zona Norte deberían tener dos dosis de vacunas si son menores de 5 años.

En el caso de los adultos el mayor riesgo de contagio es para los viajeros, los que trabajan con niños y obviamente el ambiente hospitalario, por lo que si nació en 1957 o años posteriores, o si no tiene prueba de inmunidad haciendo una serología, se recomienda vacunarse.

La forma de contagio es muy fácil de propagar a través e la mucosa de la nariz y de la garganta de la persona infectada, a través de la tos, estornudos, vasos, fómites, manos, besos.
Como conclusión es altamente recomendable la vacunación para el sarampión debido a que es una enfermedad fácilmente distribuible y fácilmente prevenible con la vacuna.

Podemos desmentir que el uso de la vacuna es el origen de las causas de autismo o trastorno generalizado de desarrollo por lo que ya está descripto y estudiado que no es el origen de ninguna de las causas de las enfermedades relacionadas al neurodesarrollo. Por lo que es una vacuna segura para prevenir una infección grave y mortal y recomendable para la salud de la población.

Dra Lelis Hayipandelli
MN 99664
×
¡Escribinos! Nuestro horario de atención es de 11 a 19 hs.