>>>>> VENTA TELEFÓNICA: 0800-777-0170 <<<<<
¿Cómo crear hábitos saludables desde los primeros años de vida?

Los primeros años de vida del niño son clave para iniciar con una alimentación saludable, específicamente la etapa de alimentación complementaria. Esta etapa representa la oportunidad única para el establecimiento de hábitos sanos que protegerán al niño de futuras enfermedades como la obesidad. Si bien hay cambios que se pueden lograr en la vida adulta, inculcarles desde muy pequeños es mucho más fácil para que se transforme en algo normal y cotidiano.


Es normal que los niños al iniciar la alimentación complementaria rechacen los nuevos alimentos.  Cabe aclarar que la alimentación complementaria se inicia en el sexto mes como complemento de la lactancia materna, sin sustituirla. Un niño puede rechazar un alimento entre 5 a 10 veces o más hasta que sea aceptado. Y está comprobado que si el niño tiene la oportunidad de probar alimentos nuevos sin ser obligado, los mismos se convierten en alimentos de su dieta cotidiana. 

         

Los niños pueden autorregular su ingesta porque tienen una sensación fisiológica de la saciedad que los conduce a comer solamente en respuesta a señales internas de hambre y saciedad. El tamaño de las porciones de los alimentos ofrecidos influye sobre las conductas del niño alterando la regulación fisiológica. Es por esto que se aconseja no obligarlos a comer toda la comida del plato si ellos no quieren.


Algunas recomendaciones para llevar a cabo una correcta alimentación complementaria son:


  • Introducir un alimento por vez. Es importante que reconozcan distintos sabores
  • Manejar intervalos semanales para introducir un próximo alimento. Esto nos ayuda a reconocer posibles alergias
  • No es necesario incorporar sal o azúcar en las comidas
  • Ofrecer pequeñas porciones para evitar la sobrealimentación y las restricciones.
  • Variar en las texturas, las formas de presentación y combinaciones para lograr la aceptación de los alimentos y que ellos puedan disfrutar de la comida. Muchas veces se logra dejándolos tocar los alimentos, que huelan y que jueguen con ellos.
  • Respetar los tiempos del niño
  • Se aconseja el consumo de frutas y verduras.
  • No usar la comida como castigo o recompensa. Esto se ve relacionado con premiar con postres, dejando que ellos interpreten que la comida es algo malo y el postre es el premio.
  • Evitar las frituras, los embutidos, los fiambres, alimentos picantes, etc.
  • Desayuno completo. Los primeros años es el momento ideal para crear el hábito de desayunar. Hoy en día las cifras de niños que van al colegio sin desayunar es muy elevada y esto produce un aumento de peso por el picoteo y una baja en rendimiento escolar
  • Desde el nacimiento hasta los 6 meses se aconseja alimentar a los niños con lactancia materna exclusiva y continuar hasta los 2 años o más. La lactancia materna es el mejor de los comienzos.   


Para que los niños tengan una vida sana, con un sistema inmune fortalecido tienen que llevar una alimentación saludable y hay que asegurarse de que sus nutrientes sean suficientes y acordes a sus requerimientos, brindándoles una alimentación variada, segura y de calidad. 


Dra. Bárbara Vázquez

Licenciada en nutrición

Instagram: @nutrihealthcenter

 

 

×
¡Escribinos! Nuestro horario de atención es de 11 a 19 hs.